Diario de los asombros 7: Xaltilolli

En este capítulo especial queremos hablar de un nuevo espacio de la UNAM, en el cual se podrá repensar la historia y reconstruir identidades desde una actividad comunitaria, se trata de Xaltilolli, un proyecto del Centro Cultural Universitario Tlatelolco que no es un museo sino un centro de interpretación. Para platicarnos al respecto nos acompaña Ander Azpiri, subdirector académico del CCU Tlatelolco.

¿Te gustó? ¿Qué opinas? Tus comentarios nos interesan.

Escríbenos

  • Anfitriones: Puntos Cultura UNAM
  • Episodio: 7
  • Duración: 08:30
  • Etiquetas: #Xaltilolli, #AnderAzpiri, #CentroCulturalUniversitarioTlatelolco, #Tlatelolco, #CCUTlatelolco

Suscríbete con tu servicio de pódcast favorito:

Suscríbete con Apple PodcastsSuscríbete con Google PodcastsSuscríbete con SpotifySuscríbete con Amazon AudibleSuscríbete con PlayerFMSuscríbete con LISTEN NOTES

Diario de los Asombros

Anfitriona: Ana (estudiante universitaria)

Invitado: Ander Azpiri

Capítulo 7: Xaltilolli

Rúbrica: CulturaUNAM presenta: La Universidad es el espacio que te ayuda a formar tu voz y este es el espacio que te ayuda a que la escuchen. Diario de los Asombros un podcast de Puntos CulturaUNAM.

[Suena cortinilla musical y cascabeles]

[Habla Majo Del Olmo]: En esta ocasión queremos hablar de un nuevo espacio de la UNAM, en el cual se podrá repensar la historia y reconstruir identidades desde una actividad comunitaria, se trata de Xaltilolli.

Estamos muy felices también, porque en esta ocasión nos acompaña Ander Azpiri, subdirector académico del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

[Habla Ander Azpiri]: Xaltilolli quiere decir, una de las traducciones, digamos, más conocidas, es “montículo de arena”, y es el nombre del montículo de arena sobre el cual se fundó la ciudad de Tlatelolco. Entonces, “Xaltilolli” es el nombre náhuatl de Tlatelolco. Tlatelolco está ya castellanizado, digamos. Y, después, de la Conquista terminó quedándose como Tlatelolco.

Un museo está, tradicionalmente, más centrado en sus colecciones. En la conservación, en la investigación y difusión de sus colecciones. Nosotros también hacemos eso, porque también tenemos colecciones. Tenemos colecciones bastante numerosas de arte mesoamericano, pero el énfasis está centrado en las personas que lo visitan, es decir, en fomentar justamente la interpretación; no tratamos de evitar decir que las cosas son de determinada manera, sino plantear preguntas, como en un espacio público, para que la gente que lo visita pueda sacar sus propias conclusiones, y pueda generar pensamiento y diálogo por cuenta propia.

El término, quizá, más exacto sería un centro de interpretaciones, en plural, porque no hay una sola interpretación de muchas cosas. Y, para hacer eso, estamos haciendo una propuesta que es muy poco solemne, en vez de en glorificar los objetos, digamos, lo que nos interesa es hacer énfasis en qué uso tienen esos objetos, qué uso han tenido, qué uso tienen ahora; qué mensajes cambiantes van propiciando. Es un centro que es poco solemne, tiene varios aspectos más o menos experimentales y es un sitio donde uno puede además divertirse, mientras va reflexionando y mientras va recibiendo ciertas provocaciones.

Es un poco como preguntarse: ¿Y yo por qué soy así? ¿Por qué tengo estas cosas que me interesan? ¿Por qué reacciono así? ¿Por qué pienso que mi país es de determinada manera? Pues porque eso se ha ido conformando a lo largo del tiempo y, muchas veces, pensamos muchas cosas que creemos que son puro pensamiento propio, pero en realidad lo hemos heredado, porque no es sólo quién soy, sino quiénes somos y somos muchos, muchas, muchxs y muy diversos. Es decir, que no somos todos iguales y eso tiene muchas razones y hay muchas maneras de comunicarse. Y esa es una de las cosas que hay que impulsar, no tenemos categorías muy fijas; de hecho, lo que estamos haciendo es cuestionar las categorías, de hecho, no sabemos qué quiere decir “arte”, no sabemos qué quiere decir “pueblos originarios”, no sabemos qué quiere decir “indígena”; es algo que está todo el tiempo repensándose. Uno de nuestros puntos de partida es no decir, “bueno, estos son los pueblos indígenas y esto es lo que hacen”. Pues eso lo dirán los pueblos indígenas no nosotros, o no un centro de interpretación o no un museo, eso lo dirá cada comunidad y eso irá cambiando a lo largo del tiempo. Entonces nosotros somos más un espacio en donde se pueda hablar y escuchar, que un espacio en donde se diga cómo son las cosas. Siempre nos estamos haciendo las preguntas una y otra vez, para buscar posibilidades.

[Suena cortinilla musical con cascabeles y una voz realizando un canto]

Tlatelolco es un espacio de la memoria, no sólo el barrio sino nuestro Centro Cultural, de hecho, el otro gran espacio visitable es el M68, que es el Memorial del 68 y movimientos sociales. Justamente, hablamos de resistencias, en términos culturales, en términos políticos, en términos de resiliencia también, de enfrentamiento ante adversidades y pues es un espectro amplio. Además, se cruzan entre sí, no es que las resistencias tengan una única dirección, por ejemplo, la memoria que se guarda en el arte determinadas comunidades, pues es una manera de resistir, también, y es una manera de resistir en términos simbólicos, de significado, de generación y de reproducción de cultura. Una de las cosas hermosas de Tlatelolco es que se reinventa constantemente, y cuando nosotros hablamos de arte de comunidades, estamos hablando de comunidades de todo lo que hoy llamamos México. Entonces, no hablamos exclusivamente de Tlatelolco, Tlatelolco es uno de nuestros puntos de partida, pero la exhibición de hecho abarca todo lo que hoy llamamos México, todo lo que se ha denominado Mesoamérica, porque a lo largo de la historia se han ido poniendo fronteras y demás… De hecho, en el núcleo introductorio hay un interactivo, con una serie de mapas, que justamente explica esto. Pues esas fronteras son maleables y dependen de muchas cosas, y lo que hace doscientos años era Nuevo México pues no tiene nada que ver con lo que ahora es Nuevo México, y tenía un orden político completamente distinto. Y eso se va se va comentando. Y ahí tenemos a comunidades involucradas en esta exhibición, pues de todo el país: de Michoacán, de Chiapas, de Veracruz, etcétera. Y, además, es una exposición que no es completamente permanente, es decir que la vamos a ir cambiando, vamos a ir incorporando piezas, temas, a lo largo del tiempo; todos los años va a ir teniendo cosas distintas. Nuestra aspiración es que alguien viene, un chico, una chica, de dieciséis años, que viene siendo educada O educado) de terminada manera en la escuela, con respecto a lo que es la nación mexicana, por ejemplo. Y, entonces, que llegue ahí y diga, “Ah, las cosas no son tan como me las habían contado, hay muchas más cosas del fondo, hay muchas cosas distintas que yo no sabía.” ¿Qué diablos quiere decir ser mexicana? ¿Qué es México? ¿Por qué estamos donde estamos y, sobre todo, cómo queremos que sean las cosas en el futuro?

Es una manera distinta de aproximarse a cosas que creemos que conocemos, que damos muy por sentadas y, entonces, pues eso, tiene bastante novedad, digamos, en la manera en cómo se tratan las cosas.

Tlatelolco es un barrio increíble, la gente es alucinante en Tlatelolco, tiene un rollo de identidad, de los vecinos, que es súper fuerte. La iglesia, las ruinas arqueológicas, el Tecpan, por decir, hasta el Archivo Diplomático es una maravilla. Es un barrio donde hay eso, vida de barrio, un plan buenísimo es que vas en domingo a la Lagunilla, chachareas, ves antigüedades, pasas a Tlatelolco o, al revés.

Muchas gracias y un saludo.

[Habla Majo Del Olmo]: Muchísimas gracias por esta entrevista, muchísimas gracias por invitarnos a un lugar tan interesante y tan necesario como Xaltilolli y pues esperemos vernos muy pronto en sus instalaciones, allá en el Centro Cultural Tlatelolco.

Semblanza

Ander Azpiri

Artista visual, miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Subdirector Académico del CCU Tlatelolco, fue subdirector del Centro Cultural de España en México, consultor sobre cultura y desarrollo para el gobierno español y profesor de historia del arte en la Universidad Iberoamericana.

Diario
de los asombros

Estudiantes de la Universidad

Estudiantes de la Universidad

Anfitriones

¿Qué sucede en la vida de las y los estudiantes? ¿Qué pensamientos y preocupaciones se les presentan en este periodo de pandemia? ¿Cuáles son sus principales intereses? ¿Qué les divierte y cuáles son sus animadversiones? ¿Qué sensaciones experimentan cuando se acercan a la cultura?

Diario de los asombros es una bitácora en la que se comparte la voz, el pensamiento y los sentires de la comunidad universitaria.

Skip to content