Corriente alterna 7: La voz profunda de una sirena trans

Este Capítulo 7 de Corriente Alterna está dedicado a una performancera y sirena, mujer trans afromexicana, “militante de la ternura radical” –como ella misma se define– y parte del nuevo activismo trans local. Lía García hace una petición sencilla: ser escuchada.

¿Te gustó? ¿Qué opinas? Tus comentarios nos interesan.

Escríbenos

  • Anfitriona: Metztli Molina
  • Episodio: 7
  • Duración: 09:18
  • Etiquetas: #activismo, #trans, #sirena, #LiaGarcia, #transgenero, #lgbt, #lgbti, #DisidenciasSexuales, #TernuraRadical, #performance, #SpokenWord, #SlamPoetry, #poesía

Suscríbete con tu servicio de pódcast favorito:

Suscríbete con Apple PodcastsSuscríbete con Google PodcastsSuscríbete con SpotifySuscríbete con Amazon AudibleSuscríbete con PlayerFMSuscríbete con LISTEN NOTES

TRANSCRIPCIÓN

Corriente Alterna

Capítulo 7: La voz profunda de una sirena trans

Anfitriona: Metztli Molina (investigación)

Guión: Carlos Acuña. Producción y musicalización: Yeudiel Infante.

[Suena efecto de agua]

[Habla Lía García]: Ahora ustedes me están escuchando, esta voz que el día de hoy atraviesa todas las fronteras posibles y entra a sus casas, yo estoy llegando a sus casas con esta voz, con esta voz profunda, porque el tiempo político de la voz trans es ahora. Con esta voz que ha sido silenciada por años, que ha sido confundida, que ha sido perseguida; que la voz nos toque, ahora que nuestros cuerpos no se pueden tocar, que la voz nos toque. Que la voz nos trastoque y que el eco de la voz sea la memoria.

[Suena cortinilla con efecto eléctrico y una voz femenina]: Corriente Alterna

[Suena música y ambientación urbana, sonidos como voces charlando en la calle. Y una voz femenina que dice]: Corriente Alterna

[Sample de Lía García declamando]: Nosotras, las otras, las que no cupimos en su heteronorma…

[Lía García]: Si ustedes deciden celebrarse a sí mismas las cosas van a cambiar.

[Sample de Lía García declamando]: … que es la toma del espacio público, aquí en la Ciudad de México.

[Habla Metztli Molina]: Lía García se define como una mujer trans: activista performancera, pedagoga y poeta.

[Sample de Lía García declamando]: Nosotras, las desviadas, las torcidas, las vestidas de rosa…

[Metztli Molina]: A veces, Lía García dice que también es una sirena y que la ternura es su militancia política.

[Lía García]: Desde la política feminista de los afectos y los cuidados….

[Sample de Lía García declamando]: Qué se siente, tener la vergüenza en la boca y no decir nada ante el crimen de Estado, ante la lágrima que cae, ante la sangre que recorre las calles…

[Metztli Molina]: Conocí el trabajo de Lía, en 2017, por su activismo en la red de juventudes trans; fue la puerta para acercarme a su proyecto artístico, definido por ella misma, como Encuentros afectivos, intervenciones en el espacio público que buscan acercar a las personas a través del afecto y la ternura.

[Lía García]: La esperanza, es decir, lo que esperamos todxs, es precisamente que se generen cambios en este país… Está siendo posible a partir de la rabia, ¿no? De las ganas… Desde una cuestión muy rebelde, porque en primer lugar, yo dije, “bueno, yo me voy a presentar a mí misma como se presenta la quinceañera ante la sociedad”.

[Sample de Lía García declamando]: Aún con todas las espaldas puestas sobre nosotras, aquí estamos y no nos vamos a mover desde atrás…

[Metztli Molina]: Entrevisté a Lía por la aplicación Zoom en mayo [del 2020], cuando el país se encontraba en la Fase 3 de la pandemia, y dos meses después de que el gobierno de México decretara la cuarentena. Soy Metztli Molina para Corriente Alterna y ella es Lía García, ternura de sirena trans.

[Suena efecto de agua]

[Sample de Lía García declamando]: Si ves a una sirena, hazte el disimulado. Tápate los oídos. Esa criatura submarina que atrae a los hombres con su canto, advierten en todas las playas, no escuches a una sirena porque con su canto te va a hipnotizar y te va a hacer perder la razón, y te va a llevar al fondo del mar. Tápate los oídos pero si ella te ve a ti, cuidado. Cuidadito. Eso dicen por ahí de nosotras las sirenas.

[Cortinilla]

[Lía García]: Pues qué implicaciones tiene hablar de una voz trans, de una voz que se posiciona en el espacio público como una voz que devela… que devela incomodidades, que saca de onda el mundo. Yo empecé a apropiarme de esta voz, de esta voz que en mi caso personal, porque hay muchos casos y las personas trans somos muy diferentes, es lo que a mí me devela en el espacio público como una mujer trans. ¿Por qué? Porque es una voz profunda, con un tono barítono, que si hablamos de frecuencias de la voz, es un tono, una tonalidad barítona, grave, que correspondería (en un sistema muy patriarcal y hegemónico) a una tonalidad masculina. La voz está binarizada, y las mujeres trans, particularmente, hemos tenido que hacer un trabajo fuerte con la voz. Y no me refiero, ojo, a domesticar la voz, quien la quiera doméstica e igualarla a una cuestión más acorde con la expresión de género, adelante, porque esa es una decisión política, íntima, que no tiene que ser sometida a ningún debate.

Sin embargo, en mi caso, yo decidí que mi voz fuera ésta. Vivir con esta voz.

[Suena efecto de algo cayendo al agua. Sonido de burbujas]

[Lía García]: Regreso, en este precioso momento, inmediatamente inconsciente a una alberca, en la cual yo nadaba a los cuatro años. Una alberca no tan grande como me hubiera gustado, era pequeña. Un día de Reyes, que yo pedí un muñeco, llamado Kent, que se mojaba y me lo trajeron los Reyes Magos, y me recuerdo muy feliz, con mis flotadores, en la alberca, junto a mi Kent, pues justamente pensando que mi Kent era una sirena y que yo era una sirena, porque siempre que yo iba a nadar pues imaginaba que tenía una cola de sirena. Y recuerdo mucho ese momento, desde lo fuerte, sí… y me refiero a las miradas, me refiero a lo raro que habitaba a estos otros niños al mirarme, cuando me veían jugando con este muñeco en el agua. Y, al mismo tiempo, pues recuerdo la felicidad que significaba para mí estar en el agua con mis propios sueños.

Cuando yo estaba en el agua, tenía la posibilidad de fugarme (de todas las malas miradas), porque el agua a mí me daba la posibilidad de sumergirme en lo profundo. Recuerdo que a mí me gustaba mucho sumergirme con mis goggles (con mis lentes de agua), y ver el fondo de la alberca, y tratar de llegar a ese fondo, y así, mirar todo desde abajo y dejar de escuchar esos comentarios de los otros niños y de sus padres, y dejar de perderme en las miradas que pues ponían sobre mi cuerpo, que era diferente.

[Música suave]

[Lía García]: Cuando yo abrazo esta voz, me conectó con ese pequeño que yo fui, en la alberca, pensando que era una sirena; en ese pequeño que se sumergía para no escuchar los insultos, para no dejarse bañar por ojos, de gente que mira, porque la discriminación, como dice nuestra querida Agnes Torres, otra activista trans de Puebla, que fue brutalmente asesinada en 2016. “La discriminación empieza por la boca.” Y yo acompaño a Agnes y digo que, “la discriminación también pasa por los ojos”. Las miradas también son muy fuertes y cuando yo regreso a esta voz, a esta voz, que de alguna manera, cuando es escuchada pues devela toda la posibilidad de que el otro se vea en su propia sombra. Por eso yo empiezo a trabajar con mi voz y a hacer una serie de acciones políticas, para que las voces trans sean escuchadas, sean amplificadas y que también la voz nos permita acercarnos. Porque, justamente, el acto más político y afectivo que podemos hacer, cualquier persona que quiera caminar con nosotras las personas trans, es acercarse a nosotras y escucharnos. Es muy difícil que las personas cis dejen atrás sus miedos, sus privilegios y sucumban a la profundidad.

[Sonido de ruido blanco]

[Lía García]: Casi, casi, como el marinero que decide escuchar a la sirena y decir, “no me importa perder la razón”, quiero que esa voz, de ese animal, mitad animal, mitad mujer, es decir que no es ni humano ni animal sino las dos cosas a la vez, me cautive. Hay otras posibilidades, otros cuerpos, otros paisajes, otras voces, que tenemos que ser escuchadas. Y voces que somos fuertes y que somos profundas. Para escuchar esas voces hay que morir, como el marinero que decide escuchar a la sirena sabe que va a morir, ahogado… Ahora que nuestros cuerpos no se pueden tocar, que la voz nos toque, que la voz nos trastoque y que el eco de la voz sea la memoria.

[Cortinilla. Efectos especiales de electricidad]

FIN

Semblanza

Lía García

Lía García tiene hoy 32 años. Chilanga, licenciada en Pedagogía y Artes Visuales, es una mujer trans afromexicana, activista y performancera. Todavía le gusta decir que es una sirena, que ayuda a las niñas y a los niños, a les niñes, a entender lo que sucede con sus cuerpos y su identidad. Es como una especie de superpoder: la ternura radical.

Corriente alterna

Varios / UIP

Varios / UIP

Anfitriones

Corriente Alterna pódcast: jóvenes que interpelan el presente y el futuro. Retrato sonoro de un México diverso y contradictorio. Historias para llevar en el bolsillo. Entrevistas a profundidad. Voces que cuentan un país en continua transformación. Crónicas desgarradoras de madres que buscan a sus hijes; pero también historias de barcos que cruzan el océano para conquistar Europa. Géneros fluidos, feminismos, derechos humanos y territorios. Este es un llamado a escuchar y a escucharnos, a aceptar la disonancia, la disidencia y el ruido.

Skip to content